Vivimos y experimentamos un hermoso congreso de jovenes y adolescentes en el que Dios nos estuvo ministrando y sellando vidas.

Compartir con: